Un oso curioso

Un día de otoño del año 2004 en el Zoológico del Parque Metropolitano, me encontraba conversando junto al cuidador de osos, durante su trabajo de limpieza de la jaula.

De pronto, desde una ventanilla de una puerta, aparece un hocico, una garra, y finalmente un ojo. Luego se alejó al interior; se trataba de un oso pardo.

Él usaba todos sus sentidos para saber quién era el dueño de la voz desconocida que estaba cerca del dormitorio de su jaula.

Un hocico...

...una garra...

...un ojo...

...se trataba de un oso pardo.

Volver a Historias

Otras galerías

Santiago

Zoológico

Ballet

Obelisco